Eyaculación retardada

Según el DSM-V la eyaculación retardada, puede entenderse como el retraso persistente o la ausencia de la eyaculación tras una estimulación sexual adecuada. Puede darse en todas o casi todas las situaciones relacionadas con la actividad sexual, con todas las parejas sexuales o sólo con algunas y en todos los tipos de estimulación o sólo en algunos, por ejemplo podemos encontrarnos un retardo eyaculatorio en penetración pero no en masturbación.

Contemplar como criterio diagnóstico el tiempo que se considera “normal” en la eyaculación es muy complicado, puesto que es muy variable en cada persona. De ahí que para determinar si estamos hablando de dificultades en el retardo eyaculatorio o bien si se trata de otro tipo de trastorno de la eyaculación, es muy importante realizar una historia clínica lo más completa posible donde se recojan todas las variables a tener en cuenta para realizar un adecuado diagnóstico. y personalizar el tratamiento.

Entre las causas que nos podemos encontrar se encuentran: la edad, fármacos, causas orgánicas (lesión medular, diabetes, enfermedad vascular…) y causas psicológicas (miedo a un posible embarazo, contagio de infecciones de transmisión sexual, ansiedad, control, dificultades en la relación pareja, educación sexual poco adecuada, actitudes sexuales negativas, distracción durante el encuentro sexual…).

 

En función de la causa concreta que origine la eyaculación retardada diseñaremos un tratamiento adecuado y personalizado con el fin de proporcionarle la mejor atención.

 

En Artea Psicología y Sexología contamos con un equipo de  sexólogos y sexólogas que pueden ayudarte. No dudes en consultarnos cualquier duda que puedas tener, para ello contamos con una primera sesión informativa, totalmente gratuita y sin compromiso. También colaboramos con profesionales de urología que nos permite realizar valoraciones bajo un enfoque multidisciplinar.