Eyaculación precoz

La eyaculación precoz suele ser una de las disfunciones sexuales más consultadas en los centros de sexología junto con la disfunción eréctil.

Según el DSM-V la define como un patrón persistente o recurrente en la cual la eyaculación durante la actividad sexual en pareja sucede aproximadamente en el minuto siguiente a la penetración y antes de que la persona lo desee.

Hemos de tener en cuenta que actualmente continúan coexistiendo diferentes definiciones sobre la eyaculación precoz, aquellas que hacen referencia al tiempo que se considera adecuado o no para eyacular o bien el tipo de prácticas sexuales en las que ocurre. Cada persona tiene su ritmo para eyacular y este, puede ser variable incluso en la misma persona en función de diferentes factores tales como: el cansancio, el nivel de excitación, entre otros. Es muy importante tener en cuenta y bajo nuestro criterio basado en la experiencia clínica, que uno de los aspectos básicos a contemplar es precisamente, la falta de control voluntario adecuado que tiene la persona para eyacular ante una estimulación sexual y que cursa con un grado importante de angustia y ansiedad.

 

Puede haber múltiples causas que determinen la eyaculación precoz, tanto orgánicas como psicológicas.

 

De ahí que sea muy importante elaborar un buen diagnóstico para adaptar el tratamiento a quien presenta una eyaculación prematura como a la pareja, en el caso de la que la tenga en el momento de acudir a consulta. En estas situaciones, es muy importante valorar la relación de pareja ya que tras años de dificultad en el control de la eyaculación, puede verse muy deteriorada la intimidad.

La ansiedad anticipatoria, el miedo a no dar la talla, el exceso de preocupación ante el rendimiento sexual y la responsabilidad de satisfacer a la pareja, la baja autoestima y autoconfianza sexual, la frustración y malestar que sienten ambos miembros de la pareja etc. hace que disminuya la satisfacción sexual y se distancien las relaciones sexuales evitándolas y huyendo de ellas, lo que implica que la erótica de la pareja se ve muy afectada.

Siempre que sea posible es importante contar en el tratamiento con la ayuda y colaboración de la pareja. Los resultados que se obtienen son muy favorables, pero en el caso de que en ese momento no exista una relación estable, hay que tener en cuenta que la intervención terapéutica también sería posible y recomendable.

En Artea Psicología y Sexología adaptamos los tratamientos a la persona y la situación que esté viviendo en el momento actual. Nuestra Consulta de Sexología cuenta con un equipo de  sexólogos y sexólogas cualificados y con amplia experiencia en el tratamiento de la eyaculación precoz.

Puede consultarnos sin compromiso, contamos con la primera sesión informativa y totalmente gratuita.