Disfunción eréctil

Hasta hace poco tiempo se ha conocido la disfunción eréctil con el nombre de impotencia, pero en la actualidad, se prefiere no utilizar dicho término por el carácter peyorativo que tiene.

 

La disfunción eréctil, es la dificultad persistente o recurrente para obtener o mantener una erección suficiente durante la actividad sexual.

 

El no tener erección o la dificultad para mantenerla, provoca un malestar clínicamente significativo, no sólo para quien la sufre sino también para la pareja. Las causas pueden deberse a diferentes motivos entre ellos nos encontramos causas orgánicas como la hipertensión, diabetes, arteriosclerosis, insuficiencia renal, insuficiencia hepática, entre otras… efectos secundarios a fármacos y a factores psicológicos, como el estrés, baja autoestima, ansiedad, depresión, historia de vida y educación sexual…

Es importante tener en cuenta que las creencias erróneas asociadas a la erección y a la sexualidad masculina, la anticipación y el miedo al fracaso, el hipercontrol, la observación constante del pene y la ansiedad de rendimiento puede hacer que la dificultad se agudice empeore o perdure en el tiempo.

Para ello, es recomendable acudir a profesionales especializados en el ámbito de la Sexología, que realicen una buena evaluación diagnóstica para determinar las causas que originan la disfunción eréctil. Es importante que esta valoración incluya tanto la historia médica, sexual y psicosocial para ajustar el tratamiento a tanto a la persona que tiene dicha dificultad como a la pareja (si en ese momento la tuviera).

En Artea Psicología y Sexología contamos con un equipo Psicólogas  y Sexólogas especializadas en  Terapia Sexual y Terapia de pareja que pueden ayudarte. También colaboramos con profesionales de Urología para derivaciones en el caso de que la dificultad lo requiera y realizar una evaluación bajo un enfoque multidisciplinar.