Dificultades para conseguir la excitación

Cuando vemos a una persona que nos atrae, acariciamos y nos acarician, olemos, miramos un cuerpo desnudo, escuchamos palabras eróticas y/o sensuales, fantaseamos, jugamos, conectamos y sentimos cercanía con nuestra pareja sexual… podemos sentir excitación.

Hay que tener en cuenta que no todas las personas se excitan de la misma manera, ni ante los mismos estímulos. Depende de los gustos y preferencias, siendo muy beneficioso conocerlos para disfrutar más de las relaciones sexuales. Cuando esa excitación se produce, todo nuestro cuerpo y nuestra mente responde y provoca una serie de cambios físicos y psicológicos, siempre y cuando no haya ningún tipo de dificultades o problemáticas que alteren esa respuesta.

Si hacemos referencia a la excitación en la mujer, nos encontramos que hay ocasiones en las cuales, la mujer no muestra interés sexual o si lo muestra, suele ser muy bajo. En otras, puede tener poca iniciativa para comenzar una relación sexual o poca receptividad ante los intentos de su pareja sexual. Otras veces pueden presentarse dificultades para sentir placer sexual, así como una ausencia de sensaciones genitales, o una percepción muy reducida de los cambios fisiológicos propios de la excitación durante la actividad sexual.

Independientemente de cual sea la cual sea la causa que pueda producir estas dificultades relacionadas con la excitación sexual es muy recomendable en primer lugar no sentirse avergonzada, ni callar ante la situación y en segundo lugar, lo más acertado es acudir a un sexólogo o sexóloga especializada para que realice un buen diagnóstico y tratamiento adecuado.

La terapia sexual suele lograr muy buenos resultados en este tipo de dificultades.

En Artea Psicología y Sexología contamos con un equipo de sexólogas y sexólogos cualificados y con amplia experiencia en este ámbito. Si te apetece recibir asesoramiento, nuestra 1ª consulta es informativa y totalmente gratuita. Puedes consultarnos sin compromisos.